¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Linea Pymes/Micropymes/Autónomos

Supone el chequeo inicial de los parámetros fundamentales que determinan la viabilidad de la empresa en el momento presente y futuro: liquidez, solvencia y rentabilidad. Este diagnóstico determinará si la empresa puede hacer frente a sus deudas, tanto a corto como a largo plazo, con los recursos de que dispone (liquidez y solvencia) y el beneficio que genera de sus inversiones y de sus fondos propios (rentabilidad).

A partir de este análisis inicial se pueden elaborar estrategias de mejora a medio plazo que se concretan en una planificación de los elementos fundamentales: inversiones, financiación, ingresos y gastos. En definitiva, qué ingresos prevemos obtener, qué inversiones y gastos necesitamos y cómo vamos a financiar ambos.

A partir de la información disponible y los objetivos que quiere alcanzar la empresa, se llevará a cabo una planificación anual de los elementos anteriores. Las variables clave de nuestro presupuesto incluyen: las ventas, las compras, los gastos de estructura, los de personal, los financieros, las inversiones y las fuentes de financiación.

Es fundamental para tomar decisiones adecuadas, saber dónde puede estar el problema, si en la generación de recursos o en la generación de tesorería, para lo cual es imprescindible controlar qué sucede y la desviación entre la realidad y el presupuesto. A partir de la información contable y los datos de la planificación anual, analizaremos y controlaremos la evolución de las variables descritas en el presupuesto, de cara a la toma de decisiones.

El objetivo es aproximar el valor de la empresa de cara a la adquisición del negocio por parte de terceros, venta de participaciones de un socio, entrada de nuevos inversores,… Así como también la valoración de proyectos de inversión.

SUBIR